Archivo para 30 enero 2008

Brindo

09.jpg

Desde que publico esta columna en un blog en listindiario.com. recibo comentarios de lectores que aplauden o critican mis planteamientos. Eso me encanta. Disfruto saber lo que piensa la gente, despertar emociones, provocar el debate de las ideas y ver enfrentado mi punto de vista a los de otros. Aplaudo cualquier iniciativa que cuestione y confronte lo que planteo con argumentos válidos para quien los expone. El debate, con altura y respeto, es sano. La confrontación de ideas y pareceres abona la democracia. Seguir leyendo ‘Brindo’

La calle y el general

untitled-2.jpg

El pasado miércoles en la noche me estacioné en la avenida Sarasota, frente a una larga pared, próxima a la Plaza Universitaria, ubicada en la intersección de esta avenida con la Winston Churchill. Me había llamado la atención un montón de carros parqueados antes y después de la franja de la pared que estaba despejada, sin vehículos. Observé que no había un letrero de “no estacione” y escudriñé por si se trataba de algún recinto militar o embajada, pero nada identificaba el lugar como tal. Desde afuera se adivinaba una casa grande con un enorme jardín. No había terminado de estacionarme cuando un hombre salió de la oscuridad y golpeó la ventanilla del vehículo. Seguir leyendo ‘La calle y el general’

Un cuadrangular

0052.jpg

Cuando visité el Museo de Arte Moderno de Nueva York y me enteré de las multimillonarias donaciones aportadas por la familia Rockefeller para esta entidad me pregunté por qué en República Dominicana familias con enormes capitales levantados gracias al sudor de nuestros trabajadores y al dinero de los consumidores criollos, no devolvían parte de lo recibido, sin esperar ganancias, con proyectos para el disfrute de

la comunidad. Pues la mayoría de la clase empresarial dominicana se concentra en aumentar fortunas, privilegios y lujos asqueantes ante la pobreza económica, educativa y cultural de millones de sus conciudadanos. Muchos empresarios no sienten orgullo de ser dominicanos y esto se trasluce en su actitud hacia el país. Les es indiferente el analfabetismo y la ignorancia de un pueblo que en el siglo 21 todavía lanza basura en las calles. Tenemos ciudades vacías sin nada que mostrar. Seguir leyendo ‘Un cuadrangular’

Paremos

La esposa de Timoteo Almonte, quien laboró durante años en el Listín, murió la semana pasada producto de un infarto fulminante.

Tenía apenas 40 años y tres hijos pequeños. A ella no la conocí, pero me enteré de este hecho tan triste cuando fui a la funeraria para dar el pésame a mi querida amiga la periodista Ydaisa Castillo.

Pues el mismo día que murió la esposa de Timoteo, también falleció Marcos, el compañero de Ydaisa. A Marcos nunca llegué a estrecharle la mano, pero sabía mucho de su manera de ser. Seguir leyendo ‘Paremos’

Portazos en la cara

Hablaba con una dominicana profesional, de clase media alta, dueña de un centro educativo, casada con un profesional, nacida en una familia de clase media acomodada, con una madre que llegó a ser ministra en el país.

Y esa persona, me confesó que estaba angustiada porque le tocaba renovar su visa americana, que se venció desde el 2005. A ella no le gusta mucho viajar a Estados Unidos, pero tiene familiares cercanos allí, ¿quién no? Seguir leyendo ‘Portazos en la cara’

Unos pantalones

No sé qué pasará en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, las cuales, por desgracia, me importan más de lo que quisiera, pero me preocupa que la candidatura de la ex primera dama Hillary Clinton se esté desmoronando ante el impulso del joven senador de origen negro Barack Obama.

Si Hillary no estuviera en escena, Obama tendría mi simpatía que, admitámoslo, a ellos no les da ni fu ni fa, porque yo no voto allá.

Pero como miembro de un país, cuyos ciudadanos conforman un importante grupo de la minoría inmigrante en EUA, tal vez mi visión coincida con la de algunos de los votantes latinos. Seguir leyendo ‘Unos pantalones’

Deducción lógica

Mi hija Laura, que acaba de cumplir ocho años, se suele enfrascar en disquisiciones sobre la vida con otros niños como su hermano menor, Jorgito, que tiene cinco años.

Suelo escuchar esas discusiones teóricas sobre por qué los hermanos menores deben obedecer a los mayores o quién manda en la casa, si los niños o los adultos, con gran interés, pero manteniéndome al margen, sin opinar, porque siento que ambos se revelan durante esos pulsos mentales con toda su gracia, inteligencia sabiduría e inocencia. Seguir leyendo ‘Deducción lógica’