El salvavidas

Les voy a contar una historia que tiene dos protagonistas. Uno es Esteban, un bebé de dos años, y el otro es Jorgito, de seis años. Esteban había llegado de visita a casa de su tía, donde compartía con sus dos primos, Javier y Jorgito.

El bebé es un ciclón que no para en ningún lado porque anda descubriendo el mundo. Está recién llegado de Estados Unidos y una casa con un patio y una piscina debía parecerle como la selva Amazónica para un investigador de la botánica. La mamá de Esteban lo seguía a todos lados, como un guardaespaldas y, por supuesto, el área de la piscina, donde estaban los niños mayores bañándose, fue cerrada con una red protectora.

Esteban caminaba alrededor de la red con carita de curiosidad mientras los otros nadaban. Como suele ocurrir cuando va a pasar un accidente, los adultos que estaban en el entorno de la piscina se fueron retirando, al igual que Esteban que siguió a su mamá hasta la cocina donde ésta le preparaba la leche. Mientras, Javier se cansó de nadar y salió del agua.

A su vez, Jorgito permaneció dentro, en el área menos profunda de la piscina, jugando con unos carritos. Estaba de espalda a la red protectora que, al salir Javier, se había quedado abierta. La mayoría de la gente presente en la casa se concentró en la sala de la televisión, excepto la niñera Luciana, Esteban y su mamá.

Luciana, que andaba por el patio, se había movido en ese momento hacia su habitación. Esteban y su mamá seguían en la cocina. Fue entonces cuando el bebé, con la capacidad que tienen los niños pequeños para desaparecer en un instante, como si fuera un acto de magia, caminó hacia el patio en lo que la madre terminaba de echarle el cereal a la leche. Bastaron unos escasos minutos para que la tranquilidad y el silencio de la tarde se quebrarán con gritos de alarma.

El niño, movido por la curiosidad, descubrió en un instante que la barrera que había entre él y el agua tenía un hueco y, sin dudarlo, por allí se coló. Se inclinó para tocar esa agua azul que relumbraba bajo el sol antes sus inocentes ojos llenos de asombro, entonces, se cayó en la zona más baja de la piscina y quedó sumergido lo sufi ciente para que ocurriera una desgracia. Pero Jorgito, con sus seis añitos, reaccionó.

Primero sacó a Esteban del agua; lo retuvo fuerte para que no se metiera en la parte honda de la piscina y después llamó pidiendo auxilio. Cuando la madre del bebé llegó llorando, el niño se lo pasó y le dijo: “No te apures tía, que yo no lo iba a dejar ahogar”. Todo un salvavidas.

Anuncios

11 Responses to “El salvavidas”


  1. 1 maritza ramirez mayo 30, 2008 en 1:46 pm

    el pricipio de leer este artuculo presenti lo peor pero gracias a Dios que no le paso nada al bebe hay que ter un ciento de cuidado con los niños.

  2. 2 lagitti mayo 30, 2008 en 2:05 pm

    Ay. tenía el corazón en la boca mientras leí, hasta me adelanté al final para saber rápido el desenlace. qué alivio. los niños son magos.

  3. 3 yessica mayo 30, 2008 en 8:31 pm

    aplausos para jogito, a sus escasos 6 años es todo un heroe…..

  4. 4 izymaa junio 1, 2008 en 2:34 am

    Hola..!Hola..!
    Pasaba a decirte que esta muy interesante tu blog, sigue asi de verdad todo muy lindo… mas adelante me detendre a leer todo y a dejar algunos comentarios! Por el momento ya te agrege a mi blogroll pa` mantenerme en contacto con tu blog! Espero que la pases yupi y nos vemos mas tarde! Dios te bendiga muchisimo Bye,Bye!!

  5. 5 MiguiMix junio 1, 2008 en 5:20 am

    Que historia mas hermosa la inocencia del niño y la habilidad de pensar mas que un adulto.

    Pero los padres tienen que tomar conciencia sobre este caso, en ningun momento dejes a solas tu hijo por que como dice la historia los niños aprovechan el mas minimo tiempo que los padres no lo observan para hacer sus travesuras, asi que a los padres mucho:

    “Ojo”

  6. 6 Vicky Estevez junio 2, 2008 en 7:07 pm

    Muchas Felicidades Jorgito eres un heroe y creo que comensaste muy bien, en tus excasos seis añitos demostraste lo que quizas en el caso de un adulto se atortoja y se vuelve un ocho. Como dicen ; creo que es la realidad a los niños Dios los cuida y a Jorgito le dio la destreza y la sabiduria de hacer lo que tiene que hacer !FELICIDADES!

  7. 7 LIBERTAD junio 4, 2008 en 12:14 pm

    ESTA HISTORIA ME TRASLADO A UNOS CUANTOS AÑOS ATRAS, CUANDO SALI UNA TARDE ACOMPAÑADA DE MI PADRE, MIS DOS HERMANITAS MAS PEQUEÑAS, Y OTRA NIÑA CONTEMPORANEA CON LA EDAD DE MIS DOS HERMANITAS. SALIMOS AL RIO, A DARNOS UN BAÑO, NUESTRO PADRE NOS PELO UNA CAÑA, Y MIENTRAS ESTABAMOS PARADAS DENTRO DEL AGUA, NOS COMIAMOS LA CAÑA, PERO MI PADRE PERMANECIA FUERA DEL AGUA, ENTONCES EN CUESTIONES DE MINUTOS, MI HERMANITA MAS PEQUEÑA, SIN QUE NOS DIERAMOS CUENTA, SE ALEJO, CUANDO ME DI CUENTA, POR SU AUSENCIA, SOLO ALCANSE A VER UN PEDAZO DE CAÑA A LO LEJOS, QUE YA SE SUMERGIA EN EL AGUA, ENTONCES NO LO PENSE DOS VECES, Y SIN SABER NADAR, FUI HASTA ALLI, Y SAQUE A MI HERMANITA QUE SE ENCONTRABA EN EL FONDO, PUES EL PEDAZO DE CAÑA FUE QUE ME INDICO, QUE ALLI ESTABA , YA QUE ELLA LO SOSTUBO TODO EL TIEMPO, Y GRACIAS A DIOS HOY ME SIENTO SER HERUE, AL IGUAL QUE JORGITO, PUES YO TAMPOCO LA IBA A DEJAR AHOGAR. ASI QUE JORGITO, BRAVO POR TI, Y YA TU SABES, TENEMOS ALGO EN COMUN.

  8. 8 Lara G. Costanzo junio 4, 2008 en 3:36 pm

    Menos mal que todo termino bien. Son cosas que siempre suceden, pero muchas veces tienen un final desgraciado. El pequeño Jorgito es todo un heroe de la vida real! Admirable.

    Lara

  9. 9 Maribel Peguero Mateo junio 8, 2008 en 4:32 pm

    Aplausos para Jorjito. Soy madre y les asguro que con los ninos 4 o màs ojos no bastan para cuidarlos mientras 1 o 2 segundos de distracciòn pueden ser fatales. Atenciòn y cuidado con los bebe.

  10. 10 Carolina Mota² junio 11, 2008 en 9:44 pm

    Casi me da un infarto cuando comence a leer, pero gracias al “Sr. Salvavidas” Jorgito…..la cosa no paso a mayores.

    Y entiendo perfectamente a la mama de ESteban, yo tengo un ciclon de 2.5 años y es exactamente igual, desaparece como por arte de magia y pone a la familia entera y amigos de vuelta y media.

  11. 11 ROGOSA julio 19, 2008 en 10:52 am

    ALICIA SOY RAFELITO RODRIGUEZ LA SEGURIDAD DE TU MARIDO. ESTE ARTICULO NO TIENE NOMBRE. MORA ME CONTO TODO . DICEN QUE SON DIOCIDENCIAS. UN ABRAZO Y EL ES QUE TODO LO PUEDE EL SALVAVIDAS FUE EL, A TRAVES DE SU PRIMITO DE SEIS AÑOS, UN ABRAZO. RAFELITO


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s




mayo 2008
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: