Inspirada

amor2

La naturaleza es tan sabia que comenzamos a amar equivocándonos, no al revés. Pienso que es para que tengamos el chance de rectificar y hacer las cosas mejor. Porque imagínense que cuando seamos viejitas nos enamoremos de los buenos mozos más populares de la ciudad, pero que en sus cabezas tienen metidos, a presión porque no caben, unos egos que les aplastan los cerebros, a tal punto que les causan daños colaterales “irreversibles”.

Si el lindo de la escuela nos gustara después de adultas, al terminar nuestro ciclo de vida, el final de los andares por este mundo no sería interesante. Por eso, la vida es tan perfecta que cuando somos niñas inocentes e ingenuas, es cuando suspiramos por los bellos que ni nos miran y creemos que, tal y como aparecen en las películas, la hermosura, bondad, ropa linda y buena posición económica, van de la mano.

Lástima que cuando el príncipe que inventamos abre la boca en la vida real se transforma en un cerdito, de mal aspecto y olor. Así el amor nos da la primera lección pero, a la vez, nos pasa la mano a través de una amiga querida, una profesora o una madre compresiva. Y, por supuesto, quedamos mejor preparadas para la siguiente experiencia. Con los años nuestros gustos se definen, maduramos y nos volvemos sabias porque entendemos que enamorarse del que te patea, te usa o ni te mira es la estupidez más grande que puedes cometer. Con el tiempo nos damos cuenta que el amor es uno de los aspectos de la vida sobre el que aprendemos más, aunque no siempre lo pongamos en práctica, y cuyas expectativas varían a extremos al paso de los años.

Pasamos de esperar al galán con un apellido sonoro, una casa y un carro grandes, a un individuo que sea capaz de tener detalles pequeños hacia ti, que resulten casi imperceptibles para el resto de mundo.

El amor nos enseña que el mejor amante puede ser el peor de los esposos; que más vale ayudar a crecer a un hombre que encontrarlo tan crecido que siempre te vea pequeña a su lado. Que puedes engañar al que menos se lo merecía; que la primera impresión, casi siempre, es similar a la última y que el amor de tu vida no es tal si no pasó la prueba de permanecer a tu lado más allá de unas semanas románticas.

Nos muestra que la boda más fastuosa puede ser la introducción al divorcio más sonoro, pero que vale la pena que celebremos la unión de dos vidas cuando aún contamos con toda la ilusión, la pasión y la ingenuidad para disfrutarlo.

El amor nos enseña a perdonar más de una vez, a intentarlo de nuevo, a tolerar y a reírnos de las cosas que antes nos hacían explotar. Y el amor, además, puede dar frutos y multiplicarse enseñándonos que cuando mas creíamos que amábamos no teníamos ni idea de lo que era amar. Este sentimiento, cuya fuerza ha llevado a proezas humanas increíbles, nos enseña muchas cosas… el asunto está en si olvidamos las lecciones.

El amor es un buen tema para cualquier día pero para San Valentín resulta inmejorable. ¿No creen? Hasta me inspiré.

Anuncios

3 Responses to “Inspirada”


  1. 1 ZOILA febrero 14, 2009 en 2:38 pm

    EL AMOR, EL AMOR, CREO QUE ES EL SENTIMIENTO MAS HERMOSO QUE PUEDE EXISTIR EN LA VIDA. CUANDO QUEREMOS DE VERDAD, VERDAD, APRENDEMOS, A PERDONAR. DAMOS LA OPORTUNIDAD MUCHAS VECES, PARA REINICIAR ESA RELACION, QUE CREIMOS CONCLUIDA, PERO QUE POR ESE SENTIMIENTO, VOLVEMOS A COMENZAR, OLVIDANDO TODO LO QUE YA SE CONVIRTIO EN PASADO. POR EL AMOR, LLORAMOS, REIMOS, SENTIMOS MUCHAS VECES QUE ESTAMOS EN LA CIMA, QUE CREIAMOS INALCANSABLE. EL SENTIR DE ESE SENTIMIENTO, ES ALGO INIGUALABLE, Y MAS AUN SI ES CORRESPONDIDO DE IGUAL FORMA. FELICIDADES A TODOS LOS QUE AMAN Y SE SIENTEN SER AMADOS. QUE VIVA EL AMOR. YO TAMBIEN ME INSPIRE, JA,JA,JA.

  2. 2 Maria Virginia Silvestre febrero 16, 2009 en 2:02 pm

    Pues, yo creo, que hay que empezar, si quiera a pensar, que hasta eso debemos enseñar a nuestros hijos a, como debe ser el amor que recibimos y el que damos. Pues, dicen que hay amores que matan, amores que hacen daño, y eso es verdad.
    Ahora, bien, el amor debe ser eso, que sin ser perfecto, te ayude a crecer, deben ser mas los ratos felices que los triztes, debe ser eso que aun queriendo estar contigo a toda hora te de libertad.
    Hay amores, amores manipuladores y egoistas, de esos hay que mantenerse lejos.
    El amor no es ciego, somos ciegos porque queremos.
    Que el amor no se manda? Eso no es cierto, fijense bien, como va cada oveja, con su pareja.
    No, cuando estamos creciendo, nadie nos enseña esas cosas, las aprendemos andando, experimentando, pero, si, creo que se pueden enseñar, asi no habra sorpresas, estaremos preparados.

    En fin…

  3. 3 jaqueline marzo 13, 2009 en 12:48 am

    El amor, que maravilloso, pero que complicado, es no lo puedo aguantar, sin sufrir!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: